Perfil Académico-Profesional

 

El perfil supone superar las desarticulaciones y desvinculaciones entre teoría y práctica y entre la teoría, los métodos y las técnicas de la sociología y la realidad social circundante.  El sociólogo no solamente debe ser muy funcional en su desempeño profesional, sino que debe demostrarlo en la práctica.

Para ello se propone un plan de estudios mediante el cual se estimule su contacto con los diferentes niveles de la realidad social, y se posibilite la articulación entre la teoría, la práctica y dicha realidad. El sociólogo deberá adquirir una sólida formación personal y humanística, para el trabajo interdisciplinario y multidisciplinario, así como técnicas diversas, junto con valores étnicos sobre su papel y su imagen social-profesional, sobre la necesidad del auto-aprendizaje constante y la superación personal y profesional.

 

En cuanto a sus funciones profesionales el sociólogo será:

 


  • Un analista e investigador social, en la medida que pondrá en evidencia las contradicciones y los problemas sociales.


  • Un crítico y publicista social, en el sentido que lo anterior le permitirá problematizar y plantear soluciones por encima del sentido común.


  • Un facilitador de cambios, en al medida que su conocimiento de la realidad social le permitirá sistematizar diagnósticos y evaluaciones de proyectos sociales.


  • Un constructor de soluciones o catalizador de los mismos dentro de regiones, sectores, grupos y colectivos sociales.


  • El aporte a la ciencia sociológica y a la docencia universitaria, serán otras funciones profesionales del sociólogo, las cuales cultivará de acuerdo con su vocación, intereses y posibilidad de desarrollo personal y profesional.


 


Copyright © 2016 Escuela de Sociología. Todos los derechos reservados.